Aprende más sobre un Electroestimulador

Entre los equipos más utilizados para el cuidado y definición de nuestro cuerpo, los electroestimuladores son definitivamente los productos más populares. Como son muy fáciles de usar sin la presencia de un especialista, nos permiten intervenir con respecto a ciertos problemas de nuestro cuerpo. Los productos de este tipo en el mercado son numerosos y a menudo es complicado orientarse entre los diferentes modelos que podemos encontrar en el mercado. En este artículo analizaremos más detenidamente los electroestimuladores y sus características para que puedas encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Qué es un electroestimulador? ¿Cómo funciona?

En primer lugar debes entender en detalle cómo se hace un electroestimulador y cómo funciona . Este último consiste en un dispositivo principal, generalmente de tamaño pequeño, muy similar a un mando a distancia, al que se conectan dos cables de las placas adhesivas llamadas electrodos que deben colocarse en las zonas afectadas. El dispositivo envía un estímulo eléctrico que, a través de los electrodos, llega a la placa muscular subyacente y hace que se contraiga, promoviendo la tonificación y la firmeza del músculo. La técnica de la electroestimulación se utiliza en varios campos, a partir de la acción que logra tener sobre los músculos de nuestro cuerpo.

Áreas de aplicación de los electroestimuladores

Hasta la fecha, los electroestimuladores se utilizan en los deportes , se usan alternando con la actividad física para fortalecer los músculos y mantenerlos constantemente en entrenamiento. Luego se utilizan ampliamente en el campo de los tratamientos de belleza , ya que pueden actuar sobre ciertas imperfecciones debidas a la acumulación de grasa o líquido, y también se utilizan en las terapias para el tratamiento del dolor ya que son capaces de aflojar y relajar los músculos que sufren un estado inflamatorio. Sin embargo, el principal y original campo en el que se utiliza esta tecnología es el de la fisioterapia , porque el uso de electroestimuladores resulta muy útil en aquellas situaciones en las que el paciente sufre hipotrofia muscular debido a un largo período de inactividad tras, por ejemplo, una lesión. Gracias al trabajo del electroestimulador y por lo tanto a la constante contracción involuntaria del músculo, se facilita y fomenta la recuperación de las funciones de los diferentes grupos musculares implicados.

¿Todos los electroestimuladores son iguales? ¿Cuáles son las diferencias entre los diferentes tipos?

Los electroestimuladores tienen diferentes características y modos de uso, principalmente a partir del tipo de onda eléctrica que utilizan. Hay tres ondas eléctricas diferentes que se utilizan según las necesidades y los problemas que se deben tratar. Las ondas eléctricas transportadas por un electroestimulador se diferencian a partir de su forma geométrica, por lo que podemos encontrar ondas cuadradas , ondas sinusoidales y ondas triangulares. Las ondas cuadradas son las más comunes y las más utilizadas, pueden cubrir un área de acción muy amplia y son las más seguras para usar en el hogar. Las ondas sinusoidales transmiten los impulsos eléctricos en dos direcciones y por lo tanto permiten una acción profunda sobre el músculo, finalmente las ondas triangulares actúan sobre una superficie reducida de los músculos pero de una manera más intensa y específica.

Tipo de ondasModo de acción en el músculo
Ondas sinusoidalesPulsos que viajan en dos direcciones, acción intensa
Ondas cuadradasAmplia superficie muscular, acción rápida
Ondas triangularesPoca superficie, acción profunda.

Ondas triangulares: en qué casos son más adecuadas

La electroestimulación mediante el uso de ondas triangulares es de fundamental importancia en el tratamiento de los músculos denervados . Esta terminología se utiliza para definir los músculos en los que se ha observado una reducción de la fibra muscular , generalmente debido a la interrupción de las conexiones nerviosas . Este fenómeno es causado en la mayoría de los casos por lesiones graves en los músculos y puede afectar a todo el músculo, así como a una parte del mismo. Si el músculo está parcialmente denervado, el tratamiento más efectivo es la electroestimulación de onda triangular. Éstos, de hecho, actuando intensamente y con una alta concentración en un área específica, son capaces de frenar la degeneración del músculo y mantener activos todos los procesos metabólicos que afectan a los músculos gracias a la contracción que provocan en el área afectada.

Cómo las ondas triangulares actúan sobre el músculo denervado

Las ondas triangulares, como se ha anticipado, son las más eficaces en el tratamiento de los músculos parcialmente denervados, principalmente porque pueden operar en una sección específica del músculo, la lesionada, aislando las partes restantes que no necesitan ninguna terapia. Los impulsos eléctricos que llegan a los músculos a través de las ondas triangulares son impulsos exponenciales , lo que significa que la intensidad del impulso aumenta gradualmente y por lo tanto la estimasión y contracción del músculo será gradualmente más intensa y luego disminuirá. La duración del impulso debe ser lo suficientemente larga como para permitir que la onda eléctrica llegue a la fibra muscular de manera óptima. Las ondas triangulares son capaces de regenerar las conexiones nerviosas y por lo tanto la fibra muscular, pero para obtener resultados válidos, la electroestimulación del músculo con ondas triangulares debe tener lugar de forma continua y las contracciones causadas por el electroestimulador deben ser suficientemente potentes. Por lo tanto, es aconsejable contar con la asistencia de personal cualificado si es necesario utilizar este tipo de terapia, también porque la eficacia de la electroestimulación y los parámetros utilizados deben ser controlados y reajustados cíclicamente si es necesario. A este respecto, se lleva a cabo un examen especial denominado examen de electrodiagnóstico , destinado precisamente a determinar los cambios necesarios para garantizar que la terapia continúe de manera óptima.

Contraindicaciones y posibles efectos secundarios

Si recurre a un especialista, éste le explicará detalladamente las condiciones en las que no se recomienda el uso de electroestimuladores y los posibles efectos secundarios que puede encontrar, pero es bueno enumerar algunas indicaciones que pueden ser útiles. Las personas que llevan un marcapasos , las mujeres embarazadas y las personas que sufren de neoplasia o epilepsia no son elegibles para la electroestimulación y no se recomienda el uso de este equipo si tiene lesiones abiertas o capilares frágiles. No hay efectos secundarios particulares causados por el uso de electroestimuladores, pero puede experimentar algunas molestias durante las primeras sesiones, y las áreas a las que se aplican los electrodos pueden inflamarse o enrojecerse ligeramente.

La electroestimulación en la fisioterapia


El uso del electroestimulador ha demostrado ser de fundamental importancia en las vías de rehabilitación muscular y, por lo tanto, para tratar principalmente la hipotrofia muscular. Esta terminología tiene por objeto indicar una situación en la que un sujeto se ha visto obligado a la inmovilidad parcial o total durante un cierto período de tiempo y, por consiguiente, ciertos músculos, al no haber sido estimulados en modo alguno, han perdido fuerza, tono y elasticidad. En este caso, una terapia basada en la electroestimulación es capaz de resolver la atrofia de los músculos, precisamente porque a través del electroestimulador el músculo tratado es forzado repetidamente a contraerse y por lo tanto se reactiva en poco tiempo, tonificando y fortaleciendo.

Electroestimulación y tratamiento del dolor.


En todos aquellos tratamientos que tienen como objetivo aliviar el dolor muscular, las contracturas, la cervicalgia, la neuralgia y el lumbago, la electroestimulación ha demostrado ser una técnica más que efectiva. A través del envío de impulsos eléctricos, de hecho, la electroestimulación es capaz de “dormir” la zona en la que se está interviniendo y por lo tanto logra bloquear las sensaciones dolorosas enviadas por el sistema nervioso. Además, las ondas eléctricas son capaces de alimentar la producción natural de endorfinas, que actúan en nuestro cuerpo como verdaderos analgésicos. Este tipo de uso de la electroestimulación se llama TENS (Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation).

La electroestimulación en el deporte y el fitness


La técnica de electroestimulación también se ha utilizado en el mundo del deporte y el fitness. De hecho, es posible utilizar un electroestimulador si se desea mantener los músculos activos incluso en reposo, por lo que se alterna el uso del electroestimulador con el entrenamiento y la actividad física. Pero también es posible aprovechar la acción de la electroestimulación para facilitar la recuperación muscular. Si, por ejemplo, se practica un deporte a nivel de competición, la electroestimulación puede utilizarse antes de una competición o después de ella para “descansar” los músculos, ya que la estimulación a través de impulsos eléctricos puede promover el drenaje de líquidos y alimentar la circulación sanguínea, facilitando así la oxigenación de los músculos y la eliminación de las sustancias producidas por nuestro cuerpo durante la actividad.

El uso de la electroestimulación en los tratamientos de belleza


Algunos tratamientos de belleza que tienen como objetivo eliminar ciertas imperfecciones también aprovechan la acción de los electroestimuladores. El envío de impulsos eléctricos es capaz de promover la eliminación de los líquidos que se acumulan en ciertas áreas de nuestro cuerpo y de la misma manera puede acelerar la quema de las células de grasa. Estos dispositivos estimulan la microcirculación y por lo tanto ayudan a nuestro cuerpo a flotar las toxinas para tonificar y reafirmar las áreas más problemáticas. Cabe señalar que este tipo de tratamiento no garantiza resultados visibles e inmediatos si no va acompañado de un estilo de vida saludable y de una actividad física frecuente.