Beneficios de la electroestimulación

Elige el electroestimulador que más se ajuste a tus necesidades

En este artículo vamos a analizar cuáles son los beneficios que aporta la electroestimulación muscular. Lo bueno de la electroestimulación es que aporta muchos beneficios diferentes que no se excluyen mutuamente, sino que se suman. Así que veamos juntos cuáles son los principales beneficios de un tratamiento muscular a través de la electroestimulación. En primer lugar, hay que señalar que el uso de la electroestimulación ahorra mucho tiempo. ¿Alguna vez has ido al gimnasio? ¿Cuántas horas al día te lleva?

No menos de tres, considerando la preparación, entrenamiento de al menos una hora/una hora y media y una ducha. El electroestimulador, por otra parte, permite entrenar sin sudar, a cualquier hora del día o de la noche y puede combinarse con cualquier otra actividad, por ejemplo, mientras se trabaja o se está sentado cómodamente en el sofá de casa. A través del electroestimulador es posible entonces aumentar la fuerza de un solo músculo, sin necesidad de entrenar a otros, por ejemplo un trauma, y poner bajo estrés un músculo que estimulado de esta manera reaccionará de manera importante aumentando su masa y fuerza.

Reducción de riesgos y lesiones

Otro beneficio de los electroestimuladores es el riesgo mínimo o nulo de lesiones en los huesos, tendones o ligamentos. ¿Sabes cuántas personas se lesionan durante un entrenamiento y tienen que quedarse quietas durante semanas, si no meses, en los casos más graves? La electroestimulación funciona sólo en el músculo, sin afectar a otros órganos, lo que significa que el riesgo de lesión es cero. Además, los programas de electroestimulación le permiten elegir el tipo exacto de entrenamiento que desea que realice ese grupo muscular en particular.

Otro beneficio es que este tipo de entrenamiento no tensiona ni la mente ni el cuerpo. Al mejorar gradualmente la masa muscular en el futuro, será posible tener cargas de trabajo más importantes en el futuro, reduciendo así la fatiga muscular, que es muy común entre los atletas. También hay que considerar la reducción de la fatiga cardiovascular. Los atletas en general no quieren aumentar el grosor de la pared del corazón cuando quieren mejorar sus habilidades aeróbicas. Gracias a la electroestimulación se pueden tener altas cargas de trabajo y una importante adaptación de la fuerza muscular, pero sometiendo al sistema cardiovascular a un estrés cero.

Refinando las técnicas adecuadas para su deporte

Otro beneficio es la mejora de la vascularización y la capilarización. Médicos y científicos de todo el mundo coinciden en que la estimulación muscular eléctrica de baja frecuencia mejora el flujo sanguíneo. Esta adaptación es permanente, lo que resulta en beneficios para las fibras rojas y blancas. Para concluir, volvamos a lo que empezamos. Ahorrar tiempo para un atleta significa ser capaz de mejorar sus movimientos, sus técnicas y estudiar sus habilidades con más profundidad.

Esto puede traer beneficios durante las competiciones a las que se someterá el atleta. Puedes beneficiarte estudiando en profundidad las técnicas y secretos de los maestros de tu deporte favorito, entender dónde se cometen errores y dónde mejorar. Las ventajas que trae un electroestimulador son éstas y muchas otras. Todo esto debería bastar para hacer comprender que la compra de un electroestimulador para un atleta es hoy un accesorio casi indispensable si se quiere alcanzar altos niveles.

error: Tú IP a quedado registrada. Contenido protegido contra el copy y el spinn por la LEY EUROPEA DE RGPD y la Agencia de Protección de Datos (www.aepd.es)